Redes El retorno del indiano

Puerto de Redes

Puerto pesquero, paraíso de los indianos. Sería una buena forma de resumir la esencia de Redes, pequeña villa marinera perteneciente al municipio de Ares, en A Coruña. En ella se mezclan pequeñas residencias humildes que se juntan para asomarse al puerto y casonas de colores que pelean por ser la que reciba más miradas. Un puerto y una playa de miniatura, que parecen hechos a escala, como si la naturaleza fuese consciente de lo que iba a suceder. Un paisaje completado por los postes de madera dispuestos en forma de portería que servían para secar las redes de pesca, costumbre que da nombre al pueblo.

Playa de Redes
¡Touchdown! Digo, pon las redes a secar.

El ambiente indiano se respira a cada paso. Resulta lógico, puesto que la mayor parte de las viviendas fue levantada por emigrantes retornados a principios del siglo XX, como atestiguan los frontones que orgullosamente presiden algunas de ellas. Cuando la época lo permite, las casas se engalanan con cientos de flores, para seducir todavía más al que las visita. No es de extrañar, por lo tanto, que Almodóvar decidiese rodar allí Julieta, su última película, o que sea escenario habitual de un éxito de la Televisión de Galicia como es Padre Casares.

Collage Redes
Colores y más colores.

Pero no fueron los indianos los primeros en descubrir las bondades y los encantos de este enclave privilegiado, ya que tanto celtas, como romanos y suevos poblaron en su momento el lugar. Para los romanos, la ría de Ares formaba parte del Portus Magnus Artabrorum, es decir, el gran puerto de los ártabros, lo que hoy identificamos como Golfo Ártabro, una extensión de terreno que va desde Ferrol hasta A Coruña y comprende las cuatro rías que se encuentran dentro de él.

En Ares non te pares, en Redes non te quedes e en Caamouco para pouco, dice un famoso dicho popular. A lo mejor se refiere a que en el pueblo no existen hoteles, o quizás fue una forma de alejar a los curiosos de este bonito rincón del Atlántico. A Redes también se le llama la Venecia gallega, por esos escalones que comunican las casas directamente con el mar. He de decir que no me gustan nada ese tipo de comparativas y apodos que supongo, intentan darle mayor atractivo a los lugares. Para mí, el efecto es el contrario. Todo es único, y, desde luego, Redes no necesita que la comparen con nada.

Si te ha gustado el post, por favor…

4 Comentarios

  1. Difícil resumir mejor la esencia de Redes en tan pocas líneas!. Está precioso el artículo.Quien conoce el pueblo, se dará cuenta de que no sobra nada, perfectamente descritoen forma y fondo y quien no lo ha visitado todavía, estará deseando hacerlo. Enhorabuena Manu. Deseando que sea verano!.

  2. Precioso blog…
    Me trae recuerdos… momentos vividos inolvidables … vi crecer a mis tres hijas los veranos ya lejanos….
    Me dió mucha paz ese pequeño rincon.. con su gente tan acogedora…
    Guardan celosamente en sus casas, fotos muebles y raices de sus ancestros ..
    Cuidan su escuelita indiana y su bella iglesia donde pasé cerquita de ella en una casa un poco perdida entonces …. momentos inolvidables de mi vida…
    tuve hermosas vivencias allí…
    Gracias Manuel y Ana por hacerme revivir momentos tan intensos en Redes
    sigue con tu hermoso blog que seguiré con mucho interés
    un abrazo
    nena

    1. Tu comentario me parece una gran forma de completar el artículo 😉 Se puede casi tocar el cariño con el que escribes estas líneas.

      Muchísimas gracias por dejar aquí tu granito de arena.
      Un saludo.

Y tú, ¿qué piensas?