El azul turquesa de Plitvice Los grandes lagos de Croacia

Plitvice Panorámica

He tenido la suerte de haber recorrido ya unos cuantos países, mi cámara ha ido evolucionando y yo he ido aprendiendo a realizar mejores fotos. Sin embargo, cuando pienso en las imágenes de mi archivo, que guardo como oro en paño, siempre me viene a la cabeza una instantánea de hace unos años. Es ésta, realizada desde un mirador panorámico en los maravillosos Lagos de Plitvice, en Croacia.

Este coloso de la naturaleza se extiende por 33.000 hectáreas, de las cuáles sólo 800 son visitables. Parece un porcentaje pequeño, pero es toda una inmensidad en la que perderse y no dejar de caminar. Enmarcado dentro de la zona kárstica de la Europa suroriental, el Nacionalni Park Plitvička jezera es un espacio geológico único, que ha sido moldeado por el agua. 16 lagos, y multitud de cataratas, saltos y corrientes del líquido elemento que han ido jugando con las vulnerables y permeables piedras (calizas en su mayoría) creando espacios únicos dentro del parque, como cuevas y refugios naturales.

Vistas desde una de las cuevas.

Son estas propias corrientes de agua las que, depositando minerales sobre la roca caliza, crearon el travertino, una piedra con cavidades y de aspecto suave, usada desde tiempos inmemoriales y muy apreciada por el Imperio Romano, que al adoptar los criterios de construcción helenísticos, construían usando este material y luego aplicando la técnica del estuco para que parecieran mármoles de colores.

Escaleras de piedra Plitvice
Toca la piedra con tus manos. Está pulida, lijada, como preparada para que sea muy agradable al tacto.

Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979, el Parque es hogar para multitud de especies vegetales y animales únicas. Es un pequeño continente poblado por las hayas, pero también por pinos y abetos. En este paraje habitaba, hace unos 10.000 años una especie ya extinta, el oso de las cavernas, úrsido que podía alcanzar fácilmente los tres metros de altura. Hábitat natural actual para lobos, osos, urogallos, águilas y para el archiprotegido lince, en Plitvice vive también el proteus, extraño pez sin ojos que es especie endémica de Croacia.

Pez en Plitvice
Este pez sí que tenía globos oculares. No parece fácil conocer a Proteus, y francamente tampoco debe ser una visión muy placentera.

Los croatas protegen su tesoro natural de manera muy estricta, así que no es posible bañarse en los lagos (aunque verás a gente intentándolo) ni tampoco acampar allí. Si llegas en transporte público, como nosotros, quizá sea una buena opción alojarse en alguno de los pocos hoteles que están cerca de las entradas al Parque. Si dispones de un coche de alquiler, tendrás un abanico más amplio de Sobe (apartamentos) a poca distancia de Plitvice. Cuidado con los buses y sus horarios. Nosotros quisimos coger el de la tarde a Zadar…y podríamos seguir allí esperando. De repente apareció un taxista dispuesto a llevarnos por un módico precio. Me imagino que serán conscientes del tema y aprovecharán para hacer negocio.

Medios de transporte en Plitvice
En el Parque se pueden usar los autobuses de conexión y los barcos para cruzar los lagos. Pero atención, no en temporada baja.

Elijas una u otra, lo recomendable es madrugar y llegar allí lo antes posible, con el fin de no tener problemas de aparcamiento y poder disfrutar del Parque sin seguir en procesión a las mareas humanas que lo conquistan en las temporadas más turísticas, ya que se estima que un millón y medio de personas al año escogen conocer Plitvice. La dirección gestiona estos flujos aplicando diferentes tarifas según la época del año en que uno visite el Parque. Y así, la entrada cuesta 55, 110 o 180 kunas (8, 15 o 25 euros aproximadamente), dependiendo de si se está en temporada baja, media o alta. Es una medida criticada, pero me parece que puede demostrar ser eficaz para desestacionalizar el destino.

Otoño en Plitvice
Visitar Plitvice durante el otoño es una buena elección. Las combinaciones cromáticas son alucinantes y el calor no aprieta tanto.

En Plitvice dominan el azul y el verde. El turquesa surge potente y directo como una gran explosión de color y las aguas cristalinas se iluminan y proyectan de manera diferente con el cielo nublado y despejado. Son inocentes trampas para el aficionado a la fotografía, que harán que los tours se extiendan más allá de lo esperado. Dale tiempo, vete jugando con la posición del sol, los reflejos, sé paciente y añade una hora a la ruta que hayas planificado. Recopilarás un álbum que no podrás dejar de contemplar en bucle.

Cascada en Plitvice

Turquesa en Plitvice
Permítete parar de vez en cuando y quedarte embobado.

Una vez que se llega al parque, se puede seleccionar una de las ocho rutas que se ofrecen en función de la dificultad y del tiempo del que se disponga. Nosotros escogimos la ruta F, cruzando en barco el Lago Kozjak y que tiene como plato fuerte la Gran Catarata. Después, un recorrido por las eternas pasarelas de madera que se extienden por todo el parque para llegar al lado este del cañón, donde se encuentran varios miradores que nos ofrecen la posibilidad de sacar hipnotizantes fotos panorámicas de los lagos y los acantilados.

Señales Plitvice
El Parque goza de una señalización magnífica con paneles de madera muy bien cuidados. Es prácticamente imposible perderse.

Además de los barcos que cruzan los lagos, hay un servicio de buses que va uniendo los distintos puntos de inicio y final de las rutas, gratuito al presentar la entrada. Ambos modos de transporte no se ofrecen en temporada baja (de noviembre a marzo), aspecto a tener muy en cuenta, ya que la ruta se convierte en 100% pedestre. Como premio, es posible que durante esos meses encuentres los lagos congelados. A mí me tocó disfrutar de un tiempo muy agradable a pesar de que fui a finales de octubre, así que “no hubo suerte”. Quizá haya que meter el plumas en la maleta y plantearse volver a Plitvice.

A mí me han entrado ganas, ¿y a ti?

Si te ha gustado la entrada, por favor…

4 Comentarios

    1. Supongo que recorrer un país siempre deja sensaciones diferentes, y en otros lugares no he tenido ni el tiempo ni la ocasión, pero creo que en un viaje más corto me hubiera impactado de igual manera. Estaré encantado de resolver cualquier duda que puedas tener.

      ¡Gracias por comentar!

  1. Me ha gustado mucho el artículo, está descrito con mucho detalle y le has puesto tanto… que dan ganas de ir a visitarlo ya.Además aportas muchos datos para facilitar el viaje.Gracias Manu otra vez más.

Y tú, ¿qué piensas?