La sidra asturiana Brillante objeto de deseo

Jardín del Edén

En 1507, Alberto Durero marcó una tendencia inmortalizando a Adán y Eva con la manzana del pecado, que, sin haber sido mencionada en la Biblia, pasó desde ese momento a ser el “fruto prohibido”. La elección se hace más que entendible cuando uno visita la pumarada de Casa Trabanco, muy cerca de Gijón/Xixón. Verdes, rojos y amarillos se entrelazan y juegan a combinarse en el prao. La luz se cuela por el medio de las hileras que forman los árboles, y aunque se trata de un espacio de trabajo, parece que hubiese sido concebida como lugar idílico donde pasear y descansar, tirarse en la hierba y gozar de las vistas. Un auténtico jardín del Edén donde nace ese elixir mágico: la sidra asturiana.

Sigue leyendo →

Filtro de Formentera Pradera de posidonia

Ses IlletesQuizá haya sido por lo inesperado, por su pequeño tamaño o quizá por lo coqueta que es. Seguramente por una combinación de las tres. No he recorrido toda su superficie ni hablado con todos sus (pocos) habitantes, pero no me ha hecho falta. Es muy probable que en verano las sensaciones hubieran sido diferentes, pero en invierno la isla rezuma tranquilidad, paz, genera espacio vital. Me estiré, me alargué, me expandí por todo el terreno. Me senté y sentí cómodo en ella. E igual que su vegetación filtra los mares, Formentera ha sido para mí un tamiz de emociones, una manera de purgar todas las malas vibraciones que había estado cargando en mi mochila.

Sigue leyendo →

Aire de Tramuntana Mallorca: better in winter

Playa de MallorcaTengo un amigo algo peculiar. Tiene desdoblamiento de personalidad, le gusta hacer malabares y cada vez que ve una estrella fugaz pide un deseo paradójico: que ese mismo deseo no se cumpla. Dice que es la forma que tiene de comprobar que el mundo no explota. Quizá lo que más me impactaba de mi amigo es que nunca desayunaba. Creo que todo el mundo debe hacerlo, por una cuestión de salud física y mental. Pero todo cambió aquella vez que fuimos a Mallorca a principios de marzo.

Sigue leyendo →

Las meninas de Canido Ferrol velazqueño

Meninas marqués

La familia de Felipe IV seguramente nunca se imaginó, en pleno siglo XVII, que su representación pictórica por parte de Velázquez alcanzaría la universalidad o que sería una de las obras más comentadas de la historia por expertos y estudiosos del tema. Y desde luego, sus cabezas serían incapaces de procesar que cientos de años después, en 2008, las meninas servirían de inspiración para que el artista ferrolano Eduardo Hermida idease un proyecto transgresor de arte urbano para denunciar el estado de abandono de su barrio. Y así, de una manera muy sencilla, nacieron las meninas de Canido.

Sigue leyendo →